¡Auxilio! ¡Tengo un hijo pre-adolescente!!

El período entre los 9 y los 13 años es desafiante, tanto para nuestros muchachos como para sus familias. Los adultos a su alrededor debemos prepararnos para esta etapa en la que ya no son niños pequeños, pero aún no se consideran adolescentes, aunque a veces se comporten como tal…

Durante la preadolescencia notamos cambios de apariencia, actitud, y conducta, ya que sus cuerpos están experimentando el inicio de la pubertad, pero su capacidad de razonar aún no ha madurado. ¡Parece como si con el cambio de tamaño y de voz también estuvieran cambiando de personalidad! Su auto-estima luce frágil, notamos altas y bajas emocionales, y su comportamiento fluctúa entre infantil y juvenil.

Además de presentarnos estos cambios típicos, la preadolescencia nos confronta con nuevos retos, algunos serios y difíciles.

Hogar: Empiezan a demostrar nuevos intereses. Resienten que se les trate como niños y piden más libertades y privilegios.

Escuela: El ambiente de la escuela intermedia es estresante. Las materias escolares se hacen cada vez más complicadas, y la motivación por los estudios puede verse afectada por otros intereses.

Sociedad: Los preadolescentes enfrentan fuertes presiones sociales, por parte de sus compañeros, de influencias en su medio ambiente  y de los medios de comunicación. Cada vez más los jóvenes  comienzan a experimentar con alcohol y drogas durante la pre-adolescencia.

Para ayudarlos a que se mantengan sanos y seguros, estemos dispuestos a hablar con ellos sobre sus experiencias, emociones, opiniones, y sobre temas delicados, como el sexo y las drogas.

Al comunicarnos, evitemos ordenar, amenazar, rechazar, ignorar, predicar, cantaletear, interrogar, juzgar, criticar, culpar, atacar, avergonzar, humillar, y ridiculizar.

Recordemos que los muchachos aprenden de los adultos cómo enfrentar los retos, sobreponer los obstáculos, y resolver los problemas que nos presenta la vida. Por lo tanto, sirvamos de buenos ejemplos.

Ser preadolescente en estos tiempos y en este país no es nada fácil, así que demostrémosles comprensión, compasión, ¡y paciencia!

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: